Dios ha resucitado a ese mismo Jesús, y de ello todos nosotros somos testigos. - Hechos 2:32

Usuario