En Jesucristo; en ningún otro hay salvación, porque en todo el mundo Dios no nos ha dado otra persona por la cual podamos salvarnos. - Hechos 4:12

La Iglesia de Dios Universal en México, A.R. enseña:

  • I.- Que Jesús de Nazaret fue el Mesías, el Cristo, el divino hijo de Dios viviente.
  • II.- Que fue engendrado por el Espíritu Santo, hecho carne en el vientre de María siendo virgen.
  • III.- Que Jesús vivió en la tierra una vida sin pecado y que murió por el género humano, pagando así la pena por nuestros pecados.
  • IV.- Que fue sepultado y permaneció en la tumba durante tres días y tres noches. 
  • V.- Que resucitó y ascendió a los cielos en donde se halla a la diestra de Dios Padre.
  • VI.- Que es Sumo Sacerdote de los cristianos y que intercede por ellos ante el Padre.
  • VII.- Que regresará en “su segunda venida” y establecerá el gobierno de Dios sobre la tierra y reinará sobre todas las naciones en un período inicial de mil años conocido como “el Milenio”.
  • VIII.- Que Cristo es Dios y que Dios el Padre creó todas las cosas por El y por medio de El.
  • IX.- Que Dios da el Espíritu Santo a toda persona verdaderamente arrepentida después de ser bautizada mediante imposición de manos.
  • X.- Que el pecado es la actitud de rebelión contra Dios y sus enseñanzas.
  • XI.- Que los cristianos necesitan esforzarse por guardar la ley de Dios, expresada en los Diez Mandamientos, que se resume en la palabra “amor”. El amor, en el contexto de las sagradas escrituras implica el principio espiritual de amar a Dios y amar al prójimo (Mateo 22:37-39; Santiago 2:8-11).
  • XII.- Que los miembros necesitados reciban ayuda y atención por parte de la comunidad de la Iglesia (Lucas 3:11; 1 Timoteo 5:8; Santiago 2.15-16).
  • XIII.- Que la humanidad recibe oportunidad de salvación por la gracia de Dios, no por sus obras (Efesios 2:8-9).
  • XIV.- Que hay libertad para tener cultos religiosos en cualquier día de la semana pero que se debe tener especial convocación el séptimo día de la semana (sábado) entendiendo que se ordena como día de reposo en los Diez Mandamientos (Éxodo 20:8-11). Esto constituye un símbolo del reposo que en Cristo tienen ahora todos los cristianos y se confirma la observancia del sábado ya que Jesucristo dijo claramente que no vino para anular los mandamientos (Mt 5.17) y dijo que mientras existieran el cielo y la tierra ni una letra ni un punto pasaría de la ley (Mt 5.18). Enfatizando lo que sucederá con los que quebrantan y enseñan a quebrantar a diferencia de los que obedecen y enseñan a obedecer los mandamientos (Mt 5.19).
  • XV.- Que el pueblo de Israel del antiguo testamento disfrutó de bendiciones físicas por su obediencia a Dios y de la misma manera Dios bendice al que le obedece y rinde culto. Entendiendo claramente la diferencia entre salvación y galardón. La salvación es recibida por gracia mediante la fe en el sacrificio de Cristo y no por obras pero el galardón o recompensa será dado según la obra que cada uno hubiere hecho (Apocalipsis 22:12).
  • XVI.- Que la celebración de fechas especiales se hace para obedecer a Dios y que esas festividades son un símbolo del plan de salvación que Dios lleva a cabo para toda la humanidad. Las festividades ordenadas por Dios en Levíitico 23 son claramente fiestas del Eterno y no fiestas de Israel (Lv 23.2). Son además acontecimientos importantes en la vida de los cristianos en su relación con Dios.
  • XVIa.- Que se adore a Dios al principio de cada mes de acuerdo al calendario bíblico (Números 10:10; Salmos 81:3-5; Isaías 66:23).
  • XVII.- Que además se adore a Dios en festividades anuales señaladas por las Escrituras que incluyan días tales como:
    - a) La Solemnidad de la Pascua o Cena del Señor Jesucristo (Levítico 23:5; Lucas 22:14).
    – b) La Fiesta de Gavilla Mecida o Resurrección y Ascensión del Señor Jesús (Levítico 23:10-11; Juan 20:17).
    – c) La Fiesta de los Panes sin Levadura o Fiesta de Santificación en Cristo, nuestro Pan de Vida sin Levadura (Levítico 23:6-8; Juan 6:35, Juan 6:48, Juan 6:51; Hechos 20:6; 1 Juan 3:3).
    - d) La Fiesta de Pentecostés o Fiesta de la Recepción del Espíritu Santo de Dios. (Levítico 23:15-16, Lv 23:21; Hechos 2:1-42).
    - e) La Fiesta de las Trompetas o Fiesta de la Segunda Venida de Cristo (Levítico 23:23-25; 1 Corintios 15:51-52; 1 Tesalonicenses 4:16-18).
    - f) El Día de Expiacíón o Día de la Victoria de Cristo sobre Satanás el Adversario (Levítico 23:27, Lv 23:32; Apocalipsis 20:1-3).
    - g) La Fiesta de las Cabañas o Tabernáculos o Fiesta del Gobierno Milenial de Cristo sobre la tierra (Levítico 23:33-35, Juan 7:1-8; Jn 7:10-14; Apocalipsis 20:4-6).
    - h) La Fiesta del Ultimo y Gran Día o Fiesta de la Resurrección de los que murieron sin conocer a Cristo para que tengan una oportunidad de conocerlo y recibir la salvación, (Levítico 23:36, Ezequiel 37:4-6, Juan 7:37; Apocalipsis 20:5, Ap 20:11-12).
  • XVIII.- Que los sacrificios que fueron practicados en tiempo antiguo y se mencionan en el antiguo testamento no tienen lugar en las actuales celebraciones transformadas a la luz del nuevo testamento y centradas en la redención por Cristo.
  • XIX.- Que después del milenio habrá un período de tiempo llamado “Juicio del gran Trono Blanco”, durante el cual los seres humanos que hayan existido antes o después de Cristo y no fueron llamados por Dios a la salvación eterna durante esta vida serán resucitados a vida física para ser llamados a salvación en ese período y recibir la oportunidad de la vida eterna por fe en Cristo. (Levítico 23:36; Juan 7:37; Apocalipsis 20:11-12).
  • XX.- Que Jesucristo permitió la aparición de diferentes denominaciones religiosas cristianas (Lucas 9:49-50; Juan 10:16) por razones de tiempo, territorio y cultura. Y todas deben trabajar en la proclamación del verdadero evangelio unidas en Cristo y en amor (Juan 13:35). Y aunque todas las iglesias cristianas creemos en Cristo no todas entendemos lo mismo y no todas hacen la voluntad de Dios (Mateo 7:21). Y no todas practican los mandamientos de Dios tal como se registran en Exodo 20. Jesucristo enseñó claramente que el amor a Dios involucra la obediencia a Sus mandamientos (Juan 14:15).
  • XXI.- Que los principios físicos dados por Dios a su pueblo para bienestar físico y buena salud como la enseñanza dietética (Levítico 7:23; Lv 11:1-47; Hechos 15:19-20) o la enseñanza agrícola (Isaías 28:24-26) fueron dados para beneficio de los llamados por Dios. 

iduchc

Usuario