Siempre dirijo mis ojos al Señor, porque Él me libra de todo peligro. - Salmo 25:15

Usuario